El FM de las personas y la certificación Well

BSM

Tradicionalmente las compañías han centrado su estrategia en el ámbito del Facility Management en el activo, edificios e instalaciones, como eje alrededor del qual giran todos los servicios, buscando la forma para que el activo se encuentre disponible, seguro y en buen estado.

Existe una evolución hacia nuevas y modernas formas de trabajo -con entornos flexibles, tecnológicos y colaborativos – con el objetivo de estimular y motivar a las personas que trabajan en ellos -que son en definitiva la clave del éxito de cualquier organización-.

Estos modelos de trabajo exigen nuevas variables de bienestar que incrementen la calidad de vida y por tanto la productividad de los usuarios. ¿No es hora de buscar la rentabilidad apostando en las personas?

 La evolución de la LEED a la certificación Well

La certificación Well es una evolución al certificado LEED que se centra en los elementos del diseño de edificios y el rendimiento de éstos centrado en el cuidado, la salud y el bienestar de sus ocupantes. Esta administrado por el WELL BUILDING INSTITUTE en colaboración con el U.S. GREEN BUILDING COUNCIL.

Según varios estudios, el 83% de los ocupantes de edificaciones certificadas WELL han manifestado que se sienten más productivos y un 94% de ellos que el espacio ha generado un impacto positivo en el rendimiento de su empresa. Una de las razones por las que se alcanzan estos indicadores, se debe a la estrategia integral entorno al bienestar del ocupante.

La certificación WELL trabaja este último punto al detalle, incorporando siete capítulos para el bienestar: aire, iluminación, agua, alimentación, mente, fitness y confort, y de esta forma darle protagonismo a los usuarios de las oficinas o del edificio.

 ¿Qué aporta Facility Management 3.0 a las empresas?

Cerca  del 92% de los costes de un edificio de oficinas durante 30 años se derivan de servicios y actividades que dan soporte al personal, por lo que la implementación de estrategias de bienestar genera un gran impacto en la productividad de los ocupantes del edificio, asegurando un retorno de inversión en el activo más importante de las compañías, la gente.

Se entiende que los edificios son para las personas y por lo tanto hay que darles un mayor protagonismo. Mejorar las condiciones de los usuarios en su lugar de trabajo, incide directamente en su salud y sus niveles de felicidad.

 La aportación de Optima facility

Optima facility como proveedor de servicios a la vanguardia de las últimas tendencias del sector, queremos conocer y responder a la necesidad que tienen las organizaciones para atraer y retener al mejor talento.

Queremos aportar valor a nuestros clientes focalizando nuestro modelo de servicio en las personas, ayudándoles a centrar su tiempo en su trabajo, al mismo tiempo que les ayudamos a conciliar vida familiar y vida laboral generando de esta manera una reducción de costes y un aumento de la rentabilidad.

De este modo por ejemplo diseñamos conjuntamente con las empresas, en alineación con su estrategia y cultura, un programa de servicios corporativos a empleados y de conserjería corporativa.