Proveedor de Facility Management: ¿Lo grande es bello?

Por: Ignasi Casamada

En el Reino Unido se ha suscitado un intenso debate sobre cual debe ser el tamaño ideal del proveedor de Facility Management, a propósito de la noticia que se conoció en el mes de marzo, sobre los planes de la compañía Interserve, con sede en Londres, de adquirir por unos 300 millones de euros la división de Initial Facilities. Esta adquisición convertirá a Interserve en uno de los mayores proveedores de Facility Management con una facturación global cercana a los 2 billones de euros.

Los defensores de este tipo de fusiones y adquisiciones que promueven “Big players” en el sector, argumentan que este tipo de operaciones producen sinergias al eliminar duplicidades en las funciones de “Back-office”, siendo más eficientes y pudiendo transmitir este ahorro a los clientes. Lógicamente es cierto que una mayor masa crítica produce una dilución de los costes indirectos y de los costes de estructura de las compañías. Aunque también, hay que tener en cuenta que en muchas ocasiones las multinacionales suelen tener partidas de gasto (fee’s de holding, publicidad, etc.) mucho mayores en comparación a las empresas de menor tamaño. Así que, no siempre este tipo de  ahorros acaban transmitiéndose a los clientes. Desde mi punto de vista, una de las mayores ventajas de las que disponen los grandes proveedores de Facility Management es la capacidad que tienen en mover personas (el principal activo de las empresas) entre los diferentes contratos de su cartera, pudiendo de esta manera aplicar las mejores prácticas aprendidas entre los diferentes clientes y sectores.

One

Los críticos a este tipo de operaciones argumentan que en muchas ocasiones se produce una “homogeneización” de los servicios por parte del grupo más grande, el cual estandariza sus políticas y procesos sin analizar las singularidades y necesidades de los clientes de las empresas adquiridas. Otro factor que suele suceder, es que los equipos afectados en los procesos de adquisición, están “distraídos” durante todo el proceso del cambio. Esto tendría un efecto limitado en el tiempo pero no nos olvidemos que la gran mayoría de los grandes proveedores de Facility Management del mercado español están o han estado inmersos en planes de desinversión desde el principio de la crisis.

¿Lo pequeño es bello?

Existe una tipología de clientes que confían más en proveedores de Facility Management de menor tamaño, ya que les ofrecen una mayor proximidad, agilidad, capacidad de innovación y flexibilidad. En algunas ocasiones, la última cosa que necesita un comprador/a de Facility Management es un contrato con un proveedor 100 veces más grande que su tamaño.

Mi experiencia, habiendo participando en la gestión de compañías proveedoras de Facility Management con diferentes tamaños, me lleva a pensar que proveedores de Facility Management medianos como Optima facility, con una buena cobertura nacional y una oferta integrada de servicios, pueden llegar a competir en mejores condiciones que los grandes proveedores de Facility Management. En este sentido, según un estudio realizado por la consultora “Business Services Growth” los proveedores Facility Management más pequeños tienen relaciones con sus clientes un 34% más fuertes que los grandes proveedores de Facility Management.

Lo grande no es necesariamente bello. Todo depende de lo rápido y ágiles que sean los proveedores de Facility Management en el continuo reto de satisfacer las necesidades cambiantes de los clientes, con independencia del tamaño que tengan.